↑ Volver a Escritos

Brujería Negra: Los Fundamentos del Sendero Luciferino – Michael W. Ford

Brujería Negra: Los Fundamentos del Sendero Luciferino 

Michael W. Ford

Florian Bertmer. - Twin Serpents

La esencia de la Brujería de la “Mano Skir” en el mundo antiguo y moderno es una que va en contra de la naturaleza, o más bien, “Antinomiana”, una palabra griega que significa “contrario a la ley”. Esta palabra hace referencia a la rebelión de una estructura o plan espiritual de las masas, la mayoría y cualquiera que sea la corriente ideológica establecida que pueda estar vigente en ese tiempo. La brujería, sin importar por qué propósito o forma, se ha distinguido siempre por estar fuera de cualquier aceptación convencional dentro de la sociedad – ya sea por la jerarquía religiosa (aun cuando esta mantenga unida a sus organizaciones llamadas “iglesias” y haciendo dinero) o incluso las gubernamentales. Para proporcionar una comprensión clara de la Brujería Luciferina de la cual soy un iniciado, debo escribir directamente desde la experiencia y la visión que todos los iniciados –pasados, presentes o secretos– han traído a la corriente y sobre cómo esta se manifiesta hoy. Los de la naturaleza Luciferina ya no serán forzados a denunciar la oscuridad inherente dentro de todos nosotros; la brujería, al igual que el espíritu humano o daemoniáco es de naturaleza doble, luz y sombra, bestial y angélico, ad infinitum. 

La palabra “Negro” dentro el contexto aquí escrito, hace referencia a la naturaleza escondida del Arte Siniestro, esta representa a las profundidades de la iniciación que se arraiga en nuestras almas y la posibilidad futura de que los impulsos atávicos puedan ser aprovechados como armas poderosas para refinar y fortalecer nuestra consciencia. La Orden del Fosforo es una cofradía de practicantes de hechicería desde un punto de vista del Sendero de la Mano Izquierda. La palabra “Negro” es descrita por Idries Shah identificándola con el sonido FHM en la lengua árabe, que es también “negro”, significando “sabio”, y del mismo modo, “entendimiento”. Shah escribe además que “negro” mantiene una conexión con la sabiduría escondida, por eso la frase, “Dar Tariki, Tariqat”, que significa “En la Oscuridad, el Sendero”. La Orden del Fosforo es simbólica del fuego iluminado desde la arcilla, de la luz emergiendo de la oscuridad. Los magos y brujas de esta Cofradía de la “Mano-Skir” están enfocados no solo en la baja hechicería, sino también en utilizar la naturaleza escondida de la oscuridad para revelar la Luz dentro de ellos mismos por igual. Encontramos aquí el fundamento y la esencia de Báfomet, el Padre de la Sabiduría. El Dios Sabático es la unión de la Bestia y la Prostituta, Ahrimán (Satán, Samael) y Az (Lilith, Babalón) los cuales engendran a Caín (por el círculo de Leviatán, la Serpiente de las Profundidades). Una imagen iniciática de Caín como Báfomet (por Soror Lilitu Azhdeha) puede ser encontrada en “El Libro de Caín” (Brujería Luciferina) y representa al Señor Negro del Sabbat como una forma del Adversario.

Una representación de este sendero puede ser encontrada en mis publicaciones, Brujería Luciferina: El Libro de la Serpiente, la cual contiene los grimorios “El Libro de Caín”, “La Goecia Luciferina”, “Yatuk Dinoih”, “Nox Umbra”, “Paitisha”, “Azothoz”, “Vox Sabbatum” y mucho más. El infame Libro de la Luna de la Bruja también ha presentado una base para los aspectos más oscuros de la hechicería y el vampirismo, los cuales Aleister Crowley alude en De Arte Magica. El lector que tiene interés en la procedencia del Sabbat de las Brujas en consideración a la gnosis Luciferina referida en este artículo tendrá material de referencia en los títulos antes mencionas así como también en los trabajos de Kenneth Grant, quien continuó el trabajo iniciático de Crowley y Spare desde 1950 en adelante. 

Simbolismo y Compromiso

El modelo de la Magia(k) Sexual del Sendero de la Mano Izquierda es un desafío que se mueve más allá de las restricciones de las limitaciones sociológicas; este es un tabú sin la degradación psicológica y con un fortalecimiento auto-motivacional a través de volverse un Dios o Diosa para descubrir tus debilidades y fuerzas.” ADAMU – Magia(k) Sexual Prohibida

Las definiciones del Sendero de la Mano Izquierda han sido durante mucho tiempo nubladas y, a menudo, malinterpretadas. Esencialmente, el Sendero de la Mano Izquierda viene a ser, por percepción universal, la mutación o transformación de la consciencia en la de una divinidad o una divina, esto se hace mediante el proceso de la práctica de la Magia(k) y Hechicería para lograr el movimiento del cuerpo y la mente hacia una percepción superior. Los Adeptos Negros de la Orden del Fósforo y la Orden Negra del Dragón son magos quienes se comprometen con el proceso de ejercicios mágicos determinados por sí mismos para refinar y expandir su consciencia; a través de la actividad física y mental. Esto incluye, –pero no se limita– a la Magia(k) Sexual, la practica Ceremonial y los trabajos en Solitario de todo tipo para buscar los resultados iniciáticos de la Magia(k) en sí. 

Este no es un sendero de oración y súplica, sino uno de reconocimiento de los propios poderes inherentes del hechicero. Las fuerzas de Oscuridad son llamadas como medios de expresión, fortalecimiento y deificación personales.” – Nathaniel Harris, (autor de WITCHA- A Book of Cunning, Mandrake of Oxford, y actual Magister de The Red Circle, Inglaterra) de la introducción a Brujería Luciferina por Michael W. Ford

La Brujería Negra, como se define dentro de los grimórios antes mencionados, se trata acerca de la auto-deificación pero también de una mayor expansión de la consciencia, transformando lo mundano en divino, por ello el simbolismo antinómico y Satánico. Sin embargo, aquí yace cifrado y en clave la esencia del sendero Luciferino, son el compromiso y la posesión de los aspectos inferiores y superiores de la identificación Daemoniaca los cuales fortalecen las formas divinas encontradas en los grimórios negros y prohibidos tales como ADAMU,  LIBER HVHI y BRUJERÍA LUCIFERINA. Esto no es un mero psicodrama y dentro del círculo del sabio, el mago no busca a un espíritu superior fuera de su ser, sino en el interior; y la coreografía e instrumentos del ritual no son más que herramientas de fortalecimiento personal como una ayuda en el proceso de Transformación. La Brujería de la “Mano-Skir” por dentro, ha sido inspirada por las líneas familiares de Nathaniel Harris y su familia, significando “Skir” “mano izquierda” o “siniestro”.

El círculo dentro de la Brujería Luciferina representa el mismísimo espacio de unión del cuerpo del hechicero,  de lo espiritual/celestial y de lo carnal/infernal. Este es el símbolo del Sol y de la Luna, la esfera que engendra fuerza y el enfoque del Mago.” ADAMU – Magia(k) Sexual Prohibida por Michael W. Ford.

Las herramientas rituales dentro de la Tradición negra son tan variadas como los brujos mismos. Algunos crean servidores fetiches, familiares demoniacos encarnados, y a menudo, creados que son atados a objetos, hechos de restos de animales, sangre o fluidos sexuales para formar una sombra visualizada la cual tiene importancia para el hechicero. Algunos crean muñecas y otros usan pocas o ninguna herramienta o implemento exterior. Lo que se mantiene como tradición entre estos Adeptos es el compromiso del Espíritu Luciferino interior. Esta es la mente del practicante, la cual ha sido liberada a través de las prácticas y pensamientos antinómicos,  es por este enfoque determinado que la Voluntad del Adepto Negro se ha transformado en un Ser Demoniaco. Dentro de la antigua práctica Persa, Ahrimán (Satán), creó al daemón Akomán (que significada Mente Malvada), quien es la Mente Luciferina que busca liberación e independencia de la mentalidad de la masa o la manada, convertirse en algo “distinto” por el sendero prohibido o “malvado” de Magia(k) y Brujería.

Algunas herramientas dentro del Arte Siniestro son a menudo consideradas como “objetos encantados”, fortalecidos por la práctica ritual continua por el brujo o hechicero la cual da al fetiche una aparente vida independiente, siempre de acuerdo con su Voluntad. Algunos instrumentos rituales son: el Kangling Tibetano; una Trompeta hecha del fémur de un hombre ahorcado, un cuchillo ritual conocido como Athame; de acuerdo a Idries Shah, “adhdhame”, siendo “quilla”, utilizado en la práctica ritual del Sabbat para enfocar la Voluntad o Proyectar la Mente hacia la dirección determinada de la Magia(k) ritual, la hoja, representando a la Mente Luciférica del mago, la copa de cráneo; hecha de la parte superior de un cráneo humano, se convierte en un cuenco para beber utilizado en la práctica ceremonial o solitaria.  Ninguna de estas herramientas rituales es requerida para la práctica, la cual depende únicamente de los medios y predilección del hechicero.

Las formas divinas mantienen un poder específico dentro de los cultos de la brujería a medida que son fortalecidas por los practicantes mismos. Los Dioses y Diosas no existirían en ninguna forma tangible si la humanidad no les diera poder, subconsciente o conscientemente, por lo tanto, cuando el Adepto se convierte, la forma divina se convierte. La energía Deífica es una fuente que no solo se basa dentro de la sangre del practicante, sino también en los recesos atávicos o primordiales de la mente humana. Esta energía o poder Deífico puede ser llamada dentro de la carne y la mente consciente del practicante, de ese modo, uno encuentra el conocimiento emprendido por las sectas tempranas tales como la Golden Dawn, los Maskhara de las tribus árabes y asiáticas, el Zos Kia Cultus de Austin Osman Spare, etc. Existen numerosos rituales explorados por los practicantes del Sabbat Luciferino dentro de la Orden del Fósforo y la Orden Negra del Dragón, las cuales utilizan métodos antiguos de licantropía y el “desprendimiento de la carne”, de cambiar de aspecto  en el sueño en una forma Teriónica para salir hacia las convulsiones eróticas del Sabbat Infernal.

El Dios de la Brujería Luciferina es Seth-an, o Set (el mismo que Samael, Satán). Este es el Príncipe Egipcio de la oscuridad, un Señor de Caos y poder hechicero. Set no debe ser considerado meramente un Dios en un sentido antropomórfico sino una fuerza deífica la cual es la mismísima esencia de nuestro ser. Cuando Azazel o Lucifer llevó a Caín la llama Negra de la Consciencia, este fue un regalo de Set hacia la humanidad. Al trabajar en los círculos del Arte Luciferino, simplemente estás cumpliendo con tu herencia antigua. Aunque algunos eligen senderos menos peligrosos que este; la realidad de la brujería como una Gnosis Luciferina no puede ser negada. El Gran Trabajo en referencia a Set es que el mago busque la divinidad, que es la consciencia, individualidad y poder personal. Al creer en ti mismo en lugar de algo “superior” a ti (El único ser Angélico[k] o Demoniaco eres TÚ, el Ángel Luciferino o Santo Ángel Guardián), tú te conviertes en tus modelos.  

Dentro de la Tradición Negra, la Trinidad Luciferina que se compone de Samael-Lilith-Caín, tiene importancia en el modelo de la práctica dentro del culto. Esta trinidad es un proceso alquímico de transformación en el cual el mago se alinea y utiliza las asociaciones de Samael-Lilith-Caín para transformar su consciencia en la esencia divina la cual es Báfomet, la cabeza del Conocimiento. Para describir a Samael, sigue una pequeña sección de LIBER HVHI, un trabajo ritual que define la práctica más profunda y oscura del Sendero de la Mano Izquierda en términos de la Brujería.

“‘Porque el Diablo es llamado Diabolus, es decir, que fluye hacia abajo: que él que se hinchó de orgullo, determinó reinar en los lugares elevados, cayó fluyendo hacia abajo hacia las partes más bajas, como el torrente de una corriente violenta.’ –The Fourth Book of Occult Philosophy.

Se describe en la Biblia que Samael/Satán cayó del cielo como un rayo, siendo un destello hacia abajo, quien antes de la caída, fue un serafín alrededor del trono de Dios. Después de su caída, él fue un señor de la muerte, el mismísimo veneno de Dios, sin embargo, fue también un Dador de Vida, siendo el padre entre los ángeles caídos y las mujeres. En posteriores escritos judíos, Samael es asociado con el nombre Malkira, el cual Morris Jastrow Jr. asoció con Malik-Ra,  siendo “el Ángel Malvado” y con el nombre Matanbuchus, siendo una forma de Angro-Mainyush o Ahrimán. Aquí el círculo se cierra y la naturaleza del Primer Ángel se percibe o siente. En el trabajo ritual continuo, el mago comienza a identificarse a sí mismo con Samael (y Lilith) dentro de los parámetros de su propia vida e iniciación.

El Señor de la Tierra, siendo un nombre adscrito a Samael (Satán) y sus ángeles caídos y demonios, no son considerados más que espíritus astrales, los cuales ya no toman formas físicas sino que pueden manifestarse a través del mago o brujo que pueda hacer un “pacto” con ellos, siendo una iniciación y dedicación al Sendero de la Mano Izquierda. Samael es el espíritu patrón del Sendero de la Mano Izquierda, pues su Palabra es lo que formó nuestro pensamiento y nos dio el fuego interno de la Llama Negra, nuestro proceso individual de pensamiento y libre albedrio. A los magos quienes alinearon su voluntad con el Vía Izquierda, el de Samael (el Diablo), les fueron dados poderes sobre la tierra de un modo u otro; al mismo tiempo que fortalecían, definían y expandían su consciencia. En el capítulo 7 del Éxodo, los magos fueron capaces de producir ranas y serpientes por el poder que ellos obtuvieron en el Diablo, por lo tanto, tales criaturas son formas astrales de Ahrimán (Samael) y el cuerpo en estado onírico de los brujos y hechiceros.” – Liber HVHI.

Aquí podemos ver que Samael o Satán/Shaitán, no es el aspecto devorador de todo, sino que también es el salvador de la humanidad y el sembrador original de la semilla de luz en nuestro ser. A través de Caín, su linaje sobrevivió y continuó en la espiritualidad hasta el tiempo presente. 

Lilith, como la Novia del Diablo, es una parte del Adversario, siendo el lado oscuro instintivo del hombre y la mujer, lo femenino, horrible y amando a todos dentro del mismo aliento. Lilith es conocida por la palabra Semítica “Layil”, la cual significa “Noche”, pero también es el nombre del demonio de la tormenta.  Lilith es asociada con la lechuza y otras bestias de la naturaleza, ya que es en esta a dónde ella fue luego de que dejara el cielo para deambular por la tierra. Ella es considerada una de las Tres Demonios Asirias siendo estas Ardat Lilit, Lilith y Lilu, pero más bien, ellas pueden ser solo variaciones de su nombre. Es sugerido por algunos escolares hebreos, que Lilith fue adorada por los judíos exiliados de Babilonia como una diosa del desierto. 

Lilith, como es descrita en la literatura post-bíblica, es vista como la Reina de los Demonios, ella se fue a las cuevas cercanas al Mar Rojo y copuló con los ángeles caídos para engendrar demonios, ella también les enseñó a estos ángeles a cómo formar cuerpos y tener relaciones sexuales para dar vida a otros “hijos dragón” (de acuerdo a la tradición Maniquea – Az). Se decía que ella se había reunido con su pareja, Samael (Ahrimán), después de la caída, cuando él no podía ser despertado por sus compañeros caídos y demonios; solo las palabras de Az (Lilith) podían hacerlo. Él luego besó su forma y provocó la menstruación, la cual fue transmitida a todas las mujeres pues Lilith está conectada directamente con sus lados ardientes y oscuros. 

Como se describió previamente, la Diosa de la Brujería Luciferina es Lilith o  Babalón. Ella es también Hécate, la Oscurecida Diosa Lunar del Círculo Artificioso, cuya bendición es juventud, imaginación y muerte a la vez. El Hijo está dentro de ti y ese es Caín, el Daemón Bafomético cuya magia(k) es la esencia fundamental de la religión de hechicería. El mismísimo rito de proyectar el círculo como es escrito por Gerald Gardner presenta a la Madre de la Brujería: “Madre, Oscura y Divina, Mío es el Látigo y Mío el Beso, La Estrella de Cinco Puntas de Amor y Éxtasis”. Dentro del círculo está el Grial del Adversario, a través del Autoamor puede la esencia del pentagrama ser sentida y entendida. Él se refiere a Hécate o Lilith (por medio de Diana) como la “Señora Negra del Infierno, la Reina del Cielo.” Esta es la naturaleza dual del Diablo y su Novia, el Adversario; que por los ritos del Sabbat las copas del Cielo (el Aethyr, el Sabbat Luciferino) y el Infierno (lo Infernal, el Sabbat Ctónico) se llenen. ´

Según algunos relatos, Caín fue el hijo nacido de Samael (el Diablo) y Lilith (a través de Eva); el primer Satanista y Brujo. 

Se dice dentro de las tradiciones oscuras que la Biblia está equivocada respecto al verdadero parentesco de Caín. Caín fue en efecto, un hijo bastardo mitad humano y mitad demonio de Adán y Lilith. Fue por esta razón que el Señor no quiso aceptar sus ofrendas y oraciones, ni ninguna demanda específica de sacrificio animal. El cuento continua con Caín siendo maldecido a deambular por la tierra como un vagabundo, cultivando la tierra que nunca dará recompensa.” – Nathaniel J. Harris, “The Mark of Cain, the First Satanist and First Murder.” 

En cierta literatura rabínica, las Hijas de Caín fueron las que se unieron sexualmente con los Ángeles Caídos, los Vigilantes, y dieron nacimiento a los Néfilim, los Gigantes quienes eran belicosos y brutales. Se decía que ellos poblaron la tierra en abundancia y atacaron a los hijos de Seth. En la tradición maniquea, la Reina de los Demonios y la iniciadora espiritual de Caín, Lilith-Az, enseñó a los ángeles caídos a formar cuerpos físicos y se unió con otros sexualmente. Se sugiere también por escritores como Kaufmann Kohler, W.H. Bennett y Louis Ginzberg que los Hijos de Caín pasaron sus días a los pies de una montaña (¿el Edén?) practicando dentro de orgias salvajes con la música de Lucifer creada a través de Jubal. Las mujeres, las primeras Pairikas o Hadas/Brujas, en sus bellas apariencias, invitaban a los hijos de Seth (hijos de dios) y copulaban con ellos, engendrando a otros hijos. El folklore judío presenta las formas más tempranas del Sabbat de las Brujas como una celebración Luciferina y práctica de la magia(k) sexual.

Para Filón, de igual manera, Caín es la clase de avaricia, de ‘insensatez e impiedad’ (‘De Cherubim,’ xx.) y de auto-amor (‘De Sacrificiis Abelis et Caini’; ‘Quod Deterius Potiori Insidiari Soleat,’ 10). ‘Él construyo una ciudad’ (Gen. iv. 17) significa que ‘él construyó un sistema doctrinal de anarquía, insolencia e inmoderada indulgencia en el placer’ (“De Posteritate,” 15); y los filósofos epicúreos son de la escuela de Caín, ‘afirmando tener a Caín como maestro y guía, quien recomendó la adoración de los poderes sensuales en preferencia a los poderes de arriba, y quien practicó su doctrina al destruir a Abel, el expositor de la doctrina opuesta’ (ib. 11).” – The Jewish Encyclopedia, compilado por Kaufmann Kohler, W. H. Bennett, Louis Ginzberg.

Aquí dentro podemos ver que Caín es, por lo tanto, una personificación de carne y sangre del Sendero Luciferino mismo, él es el Hijo de Satán y Lilith, la esencia oscura que se conecta profundamente con Eva, la esposa de Adán. Caín no solo es el patrón padre de las Brujas, también es el símbolo del iniciado en el sendero antinómico.

Nathaniel Harris, un Brujo Hereditario británico, poseedor de una larga implicación en varios círculos mágicos y la autoría de grimórios no solo dentro de la Tradición Negra, sino también la del sendero tradicional Witcha, es lo suficientemente valiente como para presentar ideas de nuestro linaje espiritual encontrados en las mentes en estado onírico de los Hermanos y Hermanas Artificiosos. La Marca simbólica de iniciación, la cual Aleister Crowley denominó la Marca de la Bestia del Apocalipsis en The Book of Thoth, ha llevado a diferentes interpretaciones de su forma, pero la función en sí, es clara.

Esta marca o estigma, puede haber sido una referencia a alguna forma de tatuaje. La historia puede haber hecho referencia originalmente a la tribu nómada de los Kenitas, orfebres ambulantes quienes se creían a sí mismos descendientes de un Caín, relacionados también con los Medianitas e Israelitas quienes recorrieron la brecha desértica de Arabia alrededor de los siglos XIII y IX A.C. Ellos vengarían la muerte de cualquier miembro de la tribu severamente. Esta marca fue posteriormente igualada en los tiempos de persecución de la brujería con las marcas dadas a los iniciados del culto. Históricamente, Caín es reconocido como un iniciador a lo largo de varias sociedades heréticas, incluyendo a la antigua fraternidad de Hombres Sapo, la de las Calaveras y Huesos y los Susurradores de Caballo.” – Nathaniel J. Harris, Witcha, A Book of Cunning (Mandrake of Oxford).  

Esta marca es representada como una Marcación del Compromiso Antinómico, de ser despertado hacia el Sendero del Diablo y su Novia, para transformarse a través del Espíritu Daemoniáco inherente en nuestra sangre. Este proceso dinámico ha sido representado en los grimorios del libro Brujería Luciferina en diversas maneras; en el “Yatuk Dinoih”, he presentado un sistema coherente con Trabajos Cainitas basados en el espíritu aislado que es personificado en la Carne del iniciado, representado también en “Paitisha”, el “Rito de Zohak” y otros trabajos dentro del grimório. El espíritu de Báfomet o la Cabra Sabática, el Dios de los Brujos, es revelado  por lo tanto como Caín mismo, el Dios Bestial quien se ha despojado de la carne para descubrir la cabeza del Daemón del Dios-Brujo Teriomórfico.

Una vez que se haya iniciado el proceso de separación, la ignorancia cae como arcilla quemada con llamadas ennegrecidas, el espíritu se eleva para danzar en formas retorcidas en sentido anti-horario, el cuerpo junto con la sombra y la luz copulan con la Musica(k) de Jubal Caín y el Circulo del Sabbat es completado.

Fundamentos de la Brujería de la Mano-Skir

Las propuestas de las bases de la hechicería y el arte artificioso (cunning craft) vienen desde las más tempranas leyendas, memorias y mitología de la humanidad. Caín, quien deambuló por el este hacia la Tierra de Nod, llegó a ser, de acuerdo a la “verdad del círculo”, el primer Satanista y Brujo, cuyos hijos engendraron a otros y la línea de sangre de lo “artificioso” nació. Se sugiere en algunas tradiciones judías que las hijas de Caín fueron las que sedujeron o copularon con los ángeles caídos, los Vigilantes. 

Es con los Vigilantes que los aspectos desequilibrados de la Magia(k) Angélica y Satánica son encontrados – son en las profundidades atavísticas en dónde esta línea de sangre aún descansan profundamente dentro de nuestra psique, junto con las serpientes y Atavismos Teriónicos dentro de nuestra carne. “El Libro de Enoc”, traducido del Etíope por R.H. Charles, en el capítulo 69, presenta los nombres, y dentro de ellos, la esencia de los Ángeles Luciferinos, quienes son la mismísima fuente del Arte de la Magia(k). Los Vigilantes mencionados quienes descendieron nuevamente a la tierra  fueron: Samjaza, Artaqifa, Armen, Kokabel, Turael, Rumjal, Danjal, Neqael, Baraqel, Armaros, Batarjal, Busasejal, Hananel, Turel, Simapesiel, Tumael, Turel, Rumael y Azazel. Estos son algunos de los nombres de los Jefes de los Vigilantes quienes se encarnaron sobre la tierra. Jeqon condujo a los otros a la tierra para codiciar a las hijas de Caín. Se decía que Asbeel dio consejos malvados a los Hijos de Dios, siendo los Vigilantes, que debían salir y copular con las hijas de Caín. Gadreel enseñó al hombre, la mujer y a los niños los golpes de la muerte y la creación de armaduras y armas. Penemue enseñó al sabio el arte de la tinta y la escritura, así como también lo amargo y lo dulce, lo bueno y lo malo. Este es el espíritu que dio al Artificioso el Libro del Arte, el cual engendró al Demonio y al Ángel, aquellas Formas Teriónicas de Oscuridad hechas carne, el arte de la licantropía. Kasdeja enseñó a los hombres el arte de trabajar con los demonios y espíritus, así como también los abortos y el arte Secreto de la Serpiente del Medio Día, Tabaet. El espíritu Angélico(k) Kasbeel fue el portador del Juramento; cuando estaba en los cielos, su nombre fue conocido como Biqa.

Intento hacer un énfasis sobre las ideas conceptuales eclécticas de la Brujería de Mano-Skir dentro del Círculo, que todos pueden hacer surgir desde su imaginación al arcano del Espíritu Luciferino, ya sea este de oscuridad o luz. A medida que la realización de la experiencia iniciática es conocida por el individuo, cesa de existir esa sensación de vacío respecto a la identificación y el compromiso dentro el corazón del brujo; se conoce y se cree de acuerdo a la predilección del Adepto. Los trabajos rituales encontrados en el grimório Brujería Luciferina y otras colecciones mías presentan trabajos reales para manifestar espíritus Infernales y Luciferinos y sombras atávicas para que el hechicero pueda rodearlos dentro de su propio arcano de práctica. Uno puede tomar como referencia para las bases el grimório “La Goecía Luciferina”, el cual presenta una alineación del sendero de la mano izquierda con los 72 Daemones del Shemhamforasche, aunque son más bien los rituales los que preparan al mago para  convocar y rodear a tales espíritus. La Invocación del Santo Ángel Guardián, Azal’ucel, así como la Invocación del Adversario, preparan el estado mental del mago; en lugar de adoptar un dogma cristiano, el espíritu Daemoniáco es iluminado internamente a través de la práctica determinada y enfocada. Estas cosas también pueden ser consideradas en el compromiso necesario para este sendero y el circulo de Brujería Luciferina, que incluso dentro de los trabajos de la luz, el brujo se está convirtiendo en la Llama Ennegrecida de Azazel (en una forma sigilizada y en entonada en mantra, Azal’ucel). Esto es obviamente un punto serio de introspección que necesita el individuo antes de proseguir, un nivel de habilidad que es casi sentida más que aprendida. Se puede comprender en este punto cómo la Corriente Iniciática de los Vigilantes, el Llamado de la Sangre de Brujo de Nuestro Padre, el Diablo por Caín y Tubal Caín, el Iniciador de la Fragua y su Madre, Lilith-Az, sobrevive. Los del Yatu – o Sendero Hechicero de Ahrimán dentro del Círculo de evocación ritual, conocido como Azothoz, hacen que las sombras Teriónicas – Atávicas emergen de la oscuridad de la carne. Azothoz en la tradición del círculo, representa el Alfa y Omega, siendo el Inicio y el Fin que es también la corriente primaria de la serpiente o Az – Azhi Dahaka, el Rey Dragón de la tradición hechicera persa.

El Gran trabajo, como puede verse dentro del modelo del Sabbat de las brujas, demuestra ser un viaje desafiante y oscuro en el que el iniciado bebe profundamente del Cuenco hecho de un cráneo con la sangre envenenada de Seth-an, quien luego come la Carne de Abel y cuya sangre es ofrecida a su propio Ángel-Demonio, la mismísima esencia y representación del Gran Trabajo en sí mismo. El Sabbat como una participación doble del sueño y del ritual ceremonial/solitario es representado como la encarnación del deseo y la creencia, en el que el arcano de Caín es revelado al iniciado, donde ya no hay diferencia entra la Gran Ramera, Lilith-Az y Samael como el Adversario, todos son uno a través de la expansión y deificación del mago. En resumen el brujo se convierte en un receptáculo y expresión de Ahrimán y su Novia, por lo que el Círculo de Lucifer se completa y la proyección trae a Caín; por lo tanto, el iniciado es el primero de la Sangre de los Brujos y la Gnosis de Sombra y Luz de la mano-Skir.

Los fundamentos de la gnosis de la Brujería Luciferina se encuentran en el círculo, el mismísimo lugar de convocación que tiene trazados los nombres de las fuerzas Infernales Deíficas, desde Azazel o Ahrimán en antiguo persa cruciforme, a los sigilos luciferinos medievales los cuales anuncian la encarnación del Poder Satánico, nuestra herencia y linaje espiritual. Este artículo tiene como meta iluminar a aquellos que condenarían esto a la primera oportunidad sin la consideración de su significado más profundo; pero debe ser conocido que aquellos que caminan este sendero serán considerados malditos y serán condenados por la sociedad. Una vez camines el sendero de la iniciación, la Sangre del Diablo estará en tus venas, tu sombra será la danza oscura del Daemón y Ángel, Caín y Lilith.

El ritual del Sabbat dentro de La Orden del Fósforo es una que hace eco de los antiguos conceptos e ideales que describen el rito. Algunos buscan dejar la carne en la noche y salir en espíritu al círculo, otros encuentran la práctica ceremonial más de su gusto, mientras otros practican en solitario y su imaginación les abre las puertas al encuentro infernal y celestial. En Ecstasies: Deciphering the Witches Sabbat por Carlo Ginzburg, se describe un rito en el cual los atributos mencionados tienen resonancia no solo con la práctica presente, sino también con las prácticas antiguas: “…el diablo se les aparecía en la forma de un animal negro – algunas veces un oso, otras un carnero. Luego de haber renunciado a Dios, la fe, el bautismo y a la Iglesia”. Continúa para describir los horribles ritos de maldición. Otra sección menciona a brujos vistiendo la piel de lobos para transformase a sí mismos en estos. Este es un proceso de resurgencia atávica y aún es practicado hoy, aunque dentro la afirmación del Diablo se encuentra una asociación más profunda a la auto-deificación y el reconocimiento de la mente consciente; la licantropía practicada es la convocación atávica del Terión – las sombras dentro del cuerpo y la mente. 

En resumen, la Brujería de  la mano-Skir puede ser vista como una práctica racional y fortalecedora; aquella dedicación requiere algo más que curiosidad, y los resultados y beneficios les serán conocidos a los están dispuestos a dedicarse instintivamente a sí mismos. La corriente de la Brujería Luciferina es una gnosis poderosa y multicultural; esta habla a aquellos quienes pueden escucharla y eleva a aquellos que se atreven a practicarla. 

Lectura Adicional: 
Brujería Luciferina – El Libro de la Serpiente por Michael W. Ford
El Libro de la Luna de la Bruja por Michael W. Ford
Liber HVHI –Un Grimório de los Qlífot y la Hechicería Infernal por Michael W. Ford
Liber Satangelica por Nathaniel J. Harris (circulado privadamente)
WITCHA: A Book of Cunning por Nathaniel J. Harris (Mandrake of Oxford 2004)
Ecstasies: Deciphering the Witches’ Sabbath por Carlo Ginzburg
Los Sufis por Idries Shah
Secret Societies por Idries Shah
The Book of Shadows por Gerald Gardner